martes, 24 de junio de 2008

Daños colaterales: bruxismo

Pues sí, una de las consecuencias de tener una pupila dilatada, de hacerte mil pruebas sin obtener respuesta y de ver en internet las mil enfermedades "chungas" que pueden matarte, es que se genera una gran cantidad de estrés. Y ese estrés de alguna manera acaba pasándote factura. En mi caso fue el bruxismo: aprieto los dientes mientras duermo. Después de diagnosticármelo el otorrino (fui aquejada de dolor en el oído y la mandíbula), me "receto" una férula de descarga para dormir. La férula es una funda rígida para la parte superior de la dentadura de tal manera que se impide el contacto directo con la parte inferior. Me la hice en una clínica dental y he tenido que ir a que me la ajusten cada poco tiempo. Ahora por suerte sólo me queda ir después del verano y después de año en año. El coste de la férula es de unos 350 euros pero merece la pena porque se nota bastante su acción.
Os dejo ahora un resumen del artículo "Cuando se aprietan los dientes" de la revista digital www.elcuerpo.es. Si quereis leer el artículo completo id a http://www.elcuerpo.es/articulo_item.php?numero=29

"Lo normal es contactar los dientes entre 4 a 10 minutos durante 24 horas. Una persona con bruxismo puede hacerlo 4 horas, preferentemente durante la noche. Un diente al contactar con su antagonista normalmente lo hace con una fuerza puntual de 10 a 35 Kg por diente. Una persona con bruxismo llega a usar 150 a 300 Kg de carga puntual al tocar un diente con otro.

Por su complejidad, la naturaleza y la causa del bruxismo han sido discutidas y analizadas por numerosos autores. Y al parecer en lo que están de acuerdo la mayoría es en que el motivo principal de dicha afección es la sobrecarga psíquica, la ansiedad y la tensión emocional, tanto en niños como en adultos.

El bruxismo es un trastorno que consiste en rechinar o apretar los dientes, principalmente los posteriores (molares). La fuerza que se produce al apretar los dientes, ocasiona presión e inflamación de los músculos, de los tejidos y de otras estructuras que rodean la mandíbula, alterando, en muchas ocasiones, la función de la articulación temporomandibular.

Por lo general pueden aparecer:

  • Dolor o inflamación de la mandíbula.

  • Cefalea temporal.

  • Dolor de oído (en parte porque las estructuras de la articulación temporomandibular están muy cerca del canal auditivo y en parte debido a un dolor muscular referido, es decir, un dolor que se percibe en un lugar diferente a donde se origina realmente).

  • Fatiga o rigidez de músculos masticatorios al amanecer, noche o matinal.

  • Desplazamiento discal con o sin reducción Témporo- Mandibular al amanecer.

  • Dientes hipersensibles.

  • Ansiedad, estrés y tensión.

  • Insomnio, depresión, trastornos alimentarios.

Signos y exámenes

Por medio de un examen es posible descartar otros trastornos que pueden causar un dolor mandibular o un dolor de oído similares, incluyendo trastornos del oído como infecciones del oído, disfunción de la articulación temporomandibular (ATM) en sí misma y trastornos dentales. O el Síndrome de Dolor Miofacial en el paciente opta por hábitos de bruxismo. La persona puede tener antecedentes de estrés y ansiedad significativos.

TRATAMIENTO

Los objetivos del tratamiento son: reducir el dolor, prevenir el daño dental permanente y disminuir el comportamiento de rechinar los dientes lo más posible.

Conductual:

  • Reducir toda actividad durante la 2ª mitad del atardecer.

  • Descansar 60 a 90 minutos antes de dormir.

  • No pensar o discutir intensamente, separarse de las actividades diurnas, antes de dormir.

  • Mantener buen estado físico, no se aconsejan ejercicios físicos extremos después de las 18 h.

  • Evitar alcohol, café, té, 3 horas antes de dormir, así como comidas copiosas.

  • No fumar después de las 19 h, pues la nicotina aumenta el tono muscular y los despertares, de hecho el fumar se considera un factor de riesgo.

  • Establecer un ambiente de sueño favorable, agradable y tranquilo, cama agradable, silencio, 18º C, con aire fresco.

  • Relajar los músculos faciales y mandibulares durante todo el día, para que de esta manera la relajación facial se convierta en un hábito.

  • Masajear los músculos del cuello, de los hombros y de la cara, y buscar cuidadosamente nódulos pequeños y dolorosos, denominados puntos desencadenantes, que pueden referir el dolor a lo largo de la cabeza y la cara.

  • Aprender ejercicios de estiramiento de fisioterapia para ayudar a recuperar el equilibrio normal de la acción muscular y articular a cada lado de la cabeza.

  • Aplicar hielo o calor húmedo en los músculos de la mandíbula inflamados. Cualquiera de las dos terapias puede tener un efecto beneficioso.

  • Evitar comer alimentos duros como nueces, dulces o filetes.

  • Beber mucha agua todos los días.

  • Tratar de reducir el estrés diario y aprender técnicas de relajación.

  • Dormir bien.

Ortopédico

Para evitar el daño en los dientes, desde los años 30, se han utilizado aparatos o protectores para la boca (férulas de descarga). La férula puede ayudar a proteger los dientes de la presión que se ejerce cuando se rechinan. Existen diferentes tipos de férulas; algunas de ellas encajan en la parte superior de los dientes y otras en la parte inferior. Estos aparatos pueden estar diseñados para mantener la mandíbula en una posición más relajada o para alguna otra función.

Recientemente y con un gran éxito se ha utilizado un dispositivo denominado NTI, este sólo se ajusta sobre los dientes antero superiores es pequeño y muy estético, permitiendo su uso durante todo el día, manteniendo todos los dientes posteriores (molares) completamente separados, debemos recordar que toda la acción de rechinamiento de los dientes se ejecuta en ellos. Con el uso del NTI, el único contacto que se hace es entre la férula y un diente antero inferior.

Como siguiente paso después de la terapia de la férula, el ajuste ortodóncico en el patrón de mordida puede ser beneficioso para algunas personas. La cirugía debe considerarse como último recurso.

Farmacológico:

  • Benzodiazepinas, ciclobenzaprina, relajantes musculares, antidepresivos tricíclicos...

CLASIFICACIÓN

  • bruxismo céntrico: se refiere a apretar en un punto determinado ambas arcadas dentarias con mínimos movimientos excéntricos.

  • bruxismo excéntrico: se produce la destrucción del borde incisal, que suele ser uno de los primeros signos de la enfermedad, al desarrollar movimientos parafuncionales más amplios que interesan en su recorrido a los determinantes de la guía anterior.

En función del estado de vigilia o sueño en el momento de su aparición:

  • bruxismo diurno (bruxismo de esfuerzo) cuando el comportamiento bruxista se observa en vigilia. El diurno, que generalmente adopta la forma de presión, incluye a los músculos masetero y temporal.

  • bruxismo nocturno (de no esfuerzo) cuando se produce durante el sueño, se considera como un tipo de parasomnia. El bruxismo nocturno se clasifica a su vez en: bruxismo en fase de sueño REM y no-REM, pudiendo ambos asociarse, además, con trastornos respiratorios. Si bien la población normal tiene pequeños episodios de bruxismo nocturno, los de los bruxistas se detectan aproximadamente cada 20 minutos a lo largo de todo el sueño, y tienen una duración superior a 6 segundos. El bruxismo nocturno, que adopta la forma de rechinamiento, implica los músculos: masetero, temporal, pterigoideo lateral y medial.

Algunos estudios indican que se dan más episodios de bruxismo al dormir tendidos de espalda. Los individuos con bruxismo tienen más movimientos corporales durante el sueño que quienes no lo hacen, especialmente los de corta duración (menos de 5 seg)."

10 comentarios:

Tere dijo...

Hola,es el primer blog que encuentro que hable sobre esto y que conozco una persona que lo padezca,pues a veces me dan bajones por que me preocupa demasiado.

A mi me han diagnosticado bruxismo hace como 3 años,y fue de p ura chiripa,pues yo he ido mucho al dentista y nunca antes nadie se habia dado cuenta.Yo notaba que no podia abrir bien la boca,y a veces parece que se me iba a desencajar y ahora uso una férula y parece que voy mejor,lo que pasa q a veces se me olvida y hago mal,por q es muy importante ponermela.

Yo noto que toda mi tension se me acumula ahi,lo hago sin qerer y me da miedo que un dia me tengan que operar o algo,le tengo panico.

Bueno tenia ganas de desahogarme,un beso y gracia spor hablar de este tema en tu blog.

Besicos

Lola dijo...

Hola Tere: bienvenida al blog. Yo uso la férula porque, de lo contrario, me levanto fatal, con un dolor en la boca terrible. También es verdad que deberíamos tener algún apoyo diferente, ya sabes que esto es un problema de estrés (o ansiedad) y si eso no lo atajamos no corregiremos el bruxismo. Es difícil en estos tiempos tener serenidad. A unos se les cae el pelo, a otros les salen úlceras y a nosotras nos tocó apretar mandíbula en plan perro de presa. Así es la vida. Un saludo

Anónimo dijo...

Lola, al igual has tenido un herpes recurrente, el virus camina por el trigémino (por eso te dolía la mandíbula y la zona del oído) y ha podido desviar4se hacia el ganglio ciliar . No te gastes más dinero en médicos, aunque ahora hay medicación para el herpes simple. CURRO.

Lola dijo...

Hola anónimo. Me sigue doliendo el oído y la mandíbula, en especial cuando no me pongo la férula por tener un resfriado. Lo del herpes me deja un poco perpleja porque no lo había contemplado. Creo que se manifiesta con una erupción cutánea ¿no?. Yo no recuerdo ninguna pero miraré en internet a ver si encuentro alguna relación.
En cuanto a los médicos sí que veo necesario visitarlos de vez en cuando porque en mi caso, mi neurólogo sí se preocupa por mis cambios. Le comentaré lo del herpes a ver que me dice.
Te espero de nuevo por el blog ¿eres médico? porque si es así me gustaría que nos contases lo que piensas de todo esto. Muchas gracias

Anónimo dijo...

Hola, ¿Cómo estas? Soy un chico de Barcelona, tengo 27 años. Estuve leyendo tu blog durante unas horas porque no sabia de la existencia de ese problema de pupila, es increíble el cuerpo humano, una caja de sopresas.
Mi caso es el bruxismo por problemas de ansiedad y estrés (ya hace unos años andaba tomando medicamentos para la ansiedad por problemas de disnea y mareos). Desde hace un año me resulta bastante insoportable el realizar una vida normal, los dolores de garganta, mandibula, oído, cuello, ganglio inflamado resultan bastante fuertes y lo peor es que rara vez no me duele, uso la férula de descarga pero creo que la descubrí demasiado, tarde ya me dolía mucho y ahora parece que el daño ya está hecho.
La verdad que escribo aquí porque me siento bastante solo e incomprendido. Mi medico creo que está harto de mi jejeje, y en mi familia no le dan mucha importancia (y yo tampoco quiero que se la den, no quiero preocuparles así que intento aparentar que estoy lo mejor posible siempre).

Está claro que todo está en nuestra cabeza, los traumas emocionales desencadenan desordenes físicos prácticamente incontrolable. Ya lo decían los romanos ‘Mens sana in corpore sano’.

Un saludo!

Lola dijo...

Hola Anónimo:
Me duele lo mismo que a tí: mandíbula, ganglios, garganta... creo que lo nuestro se llama ATM. También pienso que el daño ya está hecho y que esto será así de por vida. Es bastante molesto y frustrante. Me siento como un munñeco roto, como algo defectuoso e intento no transmitir preocupación alguna en mi entorno. Si quieres hablar alguna otra vez: lolastream@gmail.com
Cuídate, un saludo.

Anónimo dijo...

Yo estoy igual! Lo mío empezó como un bruxismo pero después de varias visitas a diferentes dentistas me diagnosticaron ATM. Y así sigo... es un tema complicado, doloroso y poco conocido... ¿Ya estás mejor?

Mar

Lola dijo...

Hola Mar:

Gracias por tu interés, pero no, no estoy mejor, todo lo contrario. Pero bueno, tampoco tengo nada que hacer para evitarlo así que intento sobrevivir con el dolor y las molestias. Hay cosas peores.

Un saludo, y gracias de nuevo.

Mae dijo...

Uff, y ahora leo de nuevo éste post y me desmoralizo... Es que es lo que me está pasando...
Es un dolor constante en la mandúbula y en el oido, pero con u acompañamiento musical de un crujidito en la mandíbula cada vez que la desplazo a mi iqda...

En fin, menos mal que desde que voy al osteópata me siento mejor, y me cruje menos...

Pero es muuuuyy agobiente ésto!

Besos Lola.

Lola dijo...

Ánimo Mae, con que tengas la mitad de paciencia que con el ojo, podrás con ello.
Un abrazo, Lola